IDEAS PARA EL «MÁS ÍNTIMO DISFRUTE» EN CASA CON MERLUZA DEL PINCHO DE CELEIRO

Los pescadores sugieren seducir paladares con recetas sencillas o elaboradas

Por las restricciones de la pandemia, «en muchas partes de España» no es posible saborear una comida o una cena en locales hosteleros. Privados de una de las señas de identidad en las relaciones sociales, para compartirlas en casa queda encargarlas a restaurantes que las reparten a domicilio o las preparan para recoger. Igual que en la primera oleada de contagios, en esta segunda «se han reactivado vocaciones culinarias y el afán de cocinar» en el hogar. Pensando en quienes quieren hacerlo por sí mismos porque, a falta de hosteleros, prefieren el «más íntimo disfrute» en sus casas, los pescadores de Puerto de Celeiro les sugieren seducir paladares con recetas sencillas o elaboradas de su producto estrella, la merluza del pincho de Gran Sol.

Ideas de preparaciones sencillas o elaboradas, todas «sabrosas, con un alimento sano, proteínas de alta calidad, ácidos grasos omega 3…». Alrededor de veinte minutos suelen ser suficientes para paladear merluza de Celeiro en fajitas, en provolone, en hojaldre, en hamburguesa, en rollitos, en fingers, en salpicón o a la pizzaiola. Otras propuestas de Puerto de Celeiro son la tradicional y siempre resultona merluza a la gallega, a la vasca con guisantes o al horno.

Quedar «como si fuéramos un auténtico chef» puede ser posible elaborándola con almejas en salsa verde o tratando de emular a dos de los padrinos gastronómicos de la merluza del pincho de Celeiro, Luis Veira, del restaurante Árbore da Veiga, o Pepe Solla, de los restaurantes Casa Solla o La Radio.

Los detalles de esa invitación a pasar un buen rato cocinando el pescado blanco que más gusta a los españoles pueden consultarse en la página web www.merluzadelpinchodeceleiro.com/recetas-y-mucho-mas. Un enlace de una campaña promocional en la que Puerto de Celeiro destaca su merluza por el plus de su acreditada calidad y origen, por el mimo con el que la tratan marineros que las capturan una a una, con anzuelo, en los míticos caladeros de Gran Sol. Un prestigioso producto fresco «de primerísima calidad con un precio al alcance de todos» que proponen para gozar, comiéndolo en pareja, en familia o en solitario.

 La Voz de Galicia – A Mariña