UN PRECIO JUSTO PARA LA MERLUZA FRESCA DE CELEIRO, EN LONJA Y EN PRESCADERÍAS

7,90 es el valor de referencia tras el nuevo acuerdo de los pescadores con Carrefour

Cumplió objetivos lo que Carrefour definió como un «acuerdo único en la distribución española», el pacto con Puerto de Celeiro que le dio un revolcón a los mercados. Durante tres semanas, esa cadena de distribución vendió merluza fresca, de Celeiro y del pincho de Gran Sol, a 6,50 euros el kilo; y pescadilla, a 3,90. Por necesidad, cuando en la primera oleada de la pandemia cayó la demanda y las bajas cotizaciones en lonja no se trasladaban a la tienda, idearon la estrategia de garantizarle al pescador un precio mínimo y la salida a su producción; y al consumidor, uno fijo y «muy competitivo». Acaban de renovar el convenio, adaptando el primero al escenario actual, pero con el mismo criterio, un precio lo más justo y equilibrado posible para el pescador, el distribuidor y el cliente final.

Del 20 de julio al 3 de agosto, Carrefour ofrecerá merluza de Celeiro capturada con anzuelo a 7,90 el kilo y pescadilla a 5,90. Un producto de alta gama, amparado por el sello de sostenibilidad social y ambiental de Friend of the Sea, que suele salir más caro.

Satisface a las dos partes una alianza en la que ambas ajustan márgenes. Ahora dan otro paso en su

vocación de convertirse en un modelo de colaboración permanente que ayude a la sostenibilidad del sector pesquero español.

Los pincheiros de Gran Sol de ese puerto de Viveiro han trazado nuevos rumbos y tras su estela ya navegan, de momento, pesqueros de Roquetas de Mar (Almería), a quienes la misma cadena les comprará hasta fin de año pez espada fresco, también acreditado y a un precio estable.

Eduardo Míguez, director general adjunto de Puerto de Celeiro, recalca que garantizarán un valor en origen y en destino, pero sin alterar la libre competencia. Por eso la merluza se adquirirá en las subastas de la lonja, donde los armadores asumirán la diferencia que pueda haber entre la cotización del día y la pactada con el gran distribuidor.

Todo indica que el modelo de negocio ideado en la crisis de la pandemia ha llegado para quedarse. Eduardo Míguez lo confirma, el próximo mes prevén concertar un tratado a más largo plazo. Otra vez con Carrefour, pero están abiertos a pactos similares con otros comercializadores.

Valor de referencia

El revolcón de los pescadores de Celeiro y de la segunda cadena de distribución más importante de España se notó en los mercados. Los 6,50 euros por kilo de merluza fresca gallega se convirtieron en referente para consumidores, intermediarios y pescaderías. Acordado en un contexto de desplome de precios en origen y de caída del consumo, marcó la diferencia entre lo barato y lo demás. También se percibió en las lonjas, donde los 200.000 kilos que querían vender en tres semanas activaron la demanda y tiraron al alza de las cotizaciones. Para estas dos semanas no han establecido cantidades, dependerá de las capturas.

Puerto de Celeiro gana por el compromiso de compra de parte de la merluza de su flota. Carrefour porque la ofrece a un precio estable y competitivo, y puede ganar clientes. Y los consumidores porque, en esa cadena y, por inducción, en otros supermercados, tienen opción de encontrarla más asequible de lo habitual.

 La Voz de Galicia – Martítima