LA PANDEMIA LE CUESTA UNOS SIETE MILLONES A LA PESCA DE A MARIÑA

La facturación en Burela y Celeiro cae a 101 millones pese a vender más

Quedan cuatro puertos de A Mariña donde se registran ventas de productos del mar frescos. Burela y Celeiro concentran la inmensa mayoría, mientras en Ribadeo y O Vicedo resisten ante esos dos referentes del sector en Galicia, España y Europa. Al pie del cañón, arriesgando salud y dinero, se mantuvieron durante este año de la pandemia los pescadores, el personal de las lonjas, los transportistas y los pescaderos. Atravesando momentos realmente delicados y para que no faltasen pescados y mariscos en los hogares de España, capearon como mejor pudieron la tormenta perfecta del coronavirus. Se cumplieron los pronósticos y les ha costado dinero. Unos siete millones de euros, según el balance provisional de las ventas en las lonjas. Solo entre Burela y Celeiro facturaron más de 101 millones de euros.

Siete menos que en el 2019, pese a que vendieron tres millones de kilos más, 33,7 el año pasado y 30,7 el anterior, según los datos que enviaron a la Plataforma Tecnolóxica da Pesca de la Consellería do Mar. Gestionada por Armadores de Burela, la rula de ese puerto comercializó casi 19 millones de kilos (millón y medio más que en el 2019), mientras la viveirense que rige Puerto de Celeiro movió casi 15 millones (también millón y medio más). Frente a esas cifras, son testimoniales los 14.000 kilos de O Vicedo y los más de 5.000 de Ribadeo, donde, respectivamente, facturaron 22.000 euros y 48.000.

El reino de la merluza fresca

Celeiro y Burela lideran en Europa el mercado de la merluza fresca de Gran Sol, mayoritariamente capturada con palangre de fondo, conocido como pincho en A Mariña. Consolidado como el pescado estrella de A Mariña, en la lonja celeirense subastaron 10,4 millones de kilos por un valor de 37,5 millones de euros, antes de impuestos y tasas. Y en la burelense rularon más de 7,7 millones de kilos, por los que se pagaron 36,3 millones de euros.
Juntas, Celeiro y Burela distribuyeron en el 2020 más de 18 millones de kilos de merluza, que reportaron unos 74 millones de euros. Seis millones de euros menos que en el 2019 y medio millón de kilos menos. En el 2018 habían subastado casi 18 millones de kilos e ingresado casi 89 millones de euros. Lejos de los 106,5 facturados en el 2018, cuando vendieron 22,6 millones de kilos.

Por su peso en la pesca mariñana, la evolución de la merluza ayuda a comprender un balance provisional que rebaja en siete millones de euros el del 2019, en dieciocho el del 2018 y en 34 el del 2017, cuando tocaron techo.

El 2021 comienza para la flota con base en A Mariña a la expectativa de las consecuencias del brexit, cuyas repercusiones van más allá del recorte de capturas en aguas británicas.

 La Voz de Galicia – A Mariña