El método mariñano de captura de ese pescado en Gran Sol contribuye a la lucha contra el cambio climático.

Hace un par de días, en Boulogne-Villancourt (París), en la sede central de la multinacional Carrefour, la merluza del pincho de Celeiro recibió su primer reconocimiento mundial. Por pincho se conoce al palangre de fondo, con el que cada pieza se captura individualmente, con anzuelo. Con ese método pesca en Gran Sol la flota mariñana, de Celeiro y Burela. Ahora, la de Celeiro ha sido premiada por su contribución a la lucha contra el cambio climático.

La sociedad de armadores Puerto de Celeiro es una de las diez empresas del mundo distinguidas este año por un jurado compuesto por miembros del Instituto para la Producción Sostenible y de Carrefour.

En los actos oficiales celebrados ayer en París, Puerto de Celeiro, gestora de la lonja pesquera de Viveiro, ha estado representada por Eduardo Míguez, adjunto al director general de esa sociedad. Jerome Bedier, segundo de la multinacional Carrefour en el mundo, recibió explicaciones de Míguez sobre la merluza del pincho. Bedier ya tenía referencias, porque la merluza de Celeiro había sido el plato principal en el menú de boda de la hija de Amancio Ortega, dueño de Zara.

Carrefour vende merluza del pincho de Celeiro desde hace 14 años. Esa multinacional, segunda del mundo en el sector de la distribución, otorga a la empresa viveirense Puerto de Celeiro una distinción de El gran reto de los proveedores en torno al clima.

Expertos de Carrefour y miembros del Instituto para la Producción Sostenible premian a la merluza del pincho de Celeiro por la aportación de ese sistema de capturas a «reducir el impacto ambiental de la pesca y a preservar la biodiversidad del mar». También porque ayuda a «reducir los descartes de la pesca y el desperdicio alimentario». Y porque hace posible «conseguir la sostenibilidad económica y social del sector pesquero de Celeiro».

La única empresa española entre otras de 9 países.

De todos los proveedores mundiales de Carrefour, Puerto de Celeiro es la única empresa española premiada este año. Comparte galardón con otras firmas asentadas en otros nueve países: una de Brasil, por el café; una de Bélgica, por la carne; una de Italia, por el pollo; una de China, por autobuses ecológicos; una de Taiwán, por un detergente ecológico; una de Rumanía, por productos de panadería; una de Francia, por vino ecológico; una de Argentina, por el aceite; y una de Polonia, por la miel.

Los atentados del pasado día 13 en la capital francesa han variado el programa de Carrefour para sus proveedores premiados.

París trata de volver á normalidade, pero o medo síntese e hai moito máis control

El viveirense Eduardo Míguez ha estado tres días en una ciudad que conoce. Respecto a otros viajes, ha percibido que ahora «París trata de volver á normalidade, pero o medo síntese e hai moito máis control». No pasa desapercibida la presencia de policías y militares en las calles, ni tampoco «o baleiras que están as terrazas hosteleiras exteriores». Por precaución, el grupo empresarial del que formaba parte «cambiou itinerarios, paradas no centro e unha visita ao centro comercial Lafayette».

Fuente:  La Voz de Galicia La Voz de Galicia, Edición Mariña